:::::voces
voces
Las espinas de  Rosales: el perfil de un candidato neoliberal
Un Socialismo para el siglo XXI

François Houtart

Intervención del presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Hugo
Chávez, en la LXI Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas
(ONU)

El significado del socialismo del siglo XXI para Venezuela

Gregory Wilpert
por Ignacio Ramonet
por Eduardo Galeano
por Edgardo Lander
 
   
quiénes somos:::::
 
 
documentos
  :::::enlaces attac
 
     
 
   
  Las espinas de  Rosales: el perfil de un candidato neoliberal
  ATTAC Venezuela  
  Caracas, septiembre de 2006
   
 
   

 Hay quienes tienen miedo que se profundice los cambios de la sociedad venezolana, hay quienes no les conviene el empoderamiento del pueblo, hay quienes consideran que  la democracia participativa y protagónica es un obstáculo para que las élites mantengan su hegemonía, hay quienes  quieren el final de la historia, hay quienes el neoliberalismo sigue siendo el eje rector, hay quienes  no creen que otro mundo sea posible. Para todos aquéllos, existe un candidato, para las elecciones del tres de diciembre de 2006, este candidato se llama Manuel Rosales.

Manuel Rosales quiere hacer olvidar al pueblo venezolano, que él apoyó en abril de 2002, un golpe de Estado contra el presidente Hugo Chávez Frías, en ese momento histórico este personaje desconoció la voluntad de una nación e irrespetó los valores de la democracia, Rosales firmó un decreto en el cual avalaba  el fin de la democracia participativa, la eliminación de todos los poderes. Esto significa que tanto Rosales como la clase económica y política que él representa no le conviene el poder popular, es por ello que durante esa breve dictadura decretaron el fin de la democracia participativa y protagónica, porque a ellos le urge regresar al modelo de democracia representativa, en donde el pueblo sólo servía de títere a los intereses de una minoría política y económica. Desde ese momento este candidato presidencial dejaba claro que su lugar no era con los pobres, sino con aquellos que habían saqueado por tantos años nuestro país.

Ahora luego de cuatro años, Rosales pretende borrar de la memoria de la gente más humilde, ese menosprecio que sienten hacia los pobres. Es sabido que todos aquellos que lo apoyan se han referido a la gente de los barrios como marginales, ignorantes, hordas violentas, desdentados, brutos y otros descalificativos. Pero hoy en día  a través de un discurso incoherente y sin profundidad política e ideológica quiere conquistar con promesas populistas e insostenibles el voto de los
sectores más pobres de la población.

Este candidato forma parte de esa rancia clase política que dirigió a Venezuela durante más de cuarenta años y que sólo se acuerdan de la pobreza, el desempleo y la exclusión durante las campañas electorales. Para políticos como Rosales la participación popular se limita al ejercicio del derecho al voto después de cada periodo de gobierno, Es por esta razón, que hoy pretende comprar votos con las promesa de que ofrecerá una quinta parte de la renta petrolera a través de una tarjeta de débito, en la que las familias venezolanas podrán disponer de 600 mil  a 1.000.000 bolívares (279.6 a 466 $) mensuales “para que salgan de abajo" según él mismo afirmó.

Esta concepción neoliberal de ingreso petrolero, deja entrever lo siguiente: propuesta En primer lugar concibe que el desempleo y la pobreza se soluciona con sólo dar cierta cantidad de dinero mensual a las familias venezolanas, segundo El estado venezolano limitará su responsabilidad social en otorgar dicho monto mensual, lo demás no importa, ni educación, salud, equidad social; En tercer lugar  desea promover una visión inmediatista y de facilismo en el ciudadano común, por otra parte promueve el consumismo y el individualismo, dado que no se propone programas sociales para el bienestar del colectivo, sino que cada quien resolverá con lo que le corresponda de su cuota del ingreso petrolero.

Cuidado con el incauto o la incauta que crea que con Manuel Rosales PDVSA será del pueblo como lo es ahora, pues tal distribución del ingreso a través de una tarjeta no sólo es insostenible económicamente, sino que el verdadero interés es la privatización y entrega de nuestras riquezas a las trasnacionales. Es importante recordar que antes del gobierno de Chávez, la política petrolera de los partidos que representa Rosales, fue orientada a bajar sustantivamente el precio del petróleo, para así justificar la privatización de la industria petrolera venezolana.

Rosales es un candidato del neoliberalismo y trabajara a favor de los que mas tienen, de hecho en una de sus últimos discursos planteo que daría becas para que  los mas pobres pudieran pagar universidades privadas, es decir no le interesa fortalecer la educación pública y de calidad, sino consolidar la concepción neoliberal de la educación como  una mercancía y por lo tanto los y las ciudadanas tendrán que pagar para poder acceder a ella. Asimismo uno de los integrantes de su equipo de campaña fue ministro de planificación durante el segundo gobierno de Rafael Caldera y con su gestión implementó una de uno de los programas de ajustes estructural mas duro llamado Agenda Venezuela  en la que se vieron gravemente afectados los derechos humanos de los y las venezolanas[1] .

El objetivo de los sectores nacionales e internacionales que apoyan al candidato Rosales, es detener y disolver por completo los procesos complejos de participación y organización popular que día a día se están gestando en la República Bolivariana de Venezuela y que están conduciendo al incremento de los recursos ideológicos, materiales y personales de la colectividad. Por esta razón los y las venezolanas no queremos volver a tener gobiernos neoliberales que sean serviles a los intereses de las trasnacionales y de países imperialistas. El pueblo no quiere pincharse con las espinas de este candidato neoliberal.

Gabriela Rodríguez


[1] Informe Anual de Provea 1996 http://www.derechos.org.ve/publicaciones/infanual/1995_96/balance_ddhh.htm